ÁREA DE ASOCIADOS
          Acceso Webmail¿Olvidaste la contraseña? 

Manuel González GonzálezAl margen de la organización de Reuniones y Congresos, Cirugía Española constituye el patrimonio visible de la actividad de la Asociación y el medio a través del cual busca potenciar el desarrollo de la cirugía. Por ello ha sido tradicionalmente la atención a la revista uno de los asuntos más debatidos por las sucesivas directivas de la sociedad, aun cuando la fortuna con que se ha conseguido su mayor proyección e impacto sea diferente.

Hasta 1980 la revista fue dirigida por José Luis Rodríguez Mata cuyo padre había constituido uno de los puntales históricos de la Asociación y que se había ocupado también de esta función en Cirugía, Ginecología y Urología. Hasta los años setenta uno de los problemas de la revista fue precisamente la falta de originales, lo que motivó reiteradas peticiones de artículos a los socios en las Asambleas de la Asociación. Este estado de cosas trajo como consecuencia una baja calidad científica de la revista que fue denunciada en 1976 precisamente cuando empezó a aumentar la oferta de originales. Para paliar esta deficiencia se constituyó un Comité Editorial que se responsabilizaba de examinar los originales y remitirlos a los autores con las observaciones que estimasen oportunas para que se procediese a su reforma. Durante 1977 tuvieron lugar varias reuniones de la Junta Directiva para discutir la forma en que este comité había de cumplir su función. En el afán por mejorar la calidad se publicaron en enero de 1972 las normas que en materia de publicaciones científicas había dictado la UNESCO (UNESCO/ NS/177) y en 1977 se hicieron públicas, en un "Editorial" que firmaba Carbonell Antolí como presidente del Comité Científico, las exigencias de calidad que la publicación consideraba indispensables. Estas medidas coincidían con el aumento en el número de socios y con la mayor actividad publicística de los cirujanos impulsada por las abundantes convocatorias de puestos de trabajo asistenciales y docentes.

Desde 1950 hasta 1976 la revista fue editada por la empresa Paz Montalvo, especializada en textos médicos, los cambios editoriales desde entonces (Garsi hasta 1984, Jarpyo hasta 1991, Doyma hasta la actualidad) han buscado mejorar la calidad técnica del texto y obtener unas condiciones económicas más favorables para la Asociación. De 1980 a 1982 ocupó la dirección José Luis Barros Malvar, su etapa se vio perturbada por la mala situación económica de la Sociedad aunque consiguió un aumento muy importante en la financiación por publicidad. Con él también se impulsaron las primeras gestiones para conseguir la inclusión de la revista en el Index Medicus, una obsesión de cuantos en los últimos tiempos han dirigido la revista y aún no alcanzada.

  HISTORIAL DE LAS REUNIONES CELEBRADAS POR LA AEC  
 
AÑO CONGRESO CUIDAD PRESIDENTE
1957 I Bilbao A. Saldaña Larrainzar
1961 II Sevilla A. Cortés Lladó
1965 III Santiago de Compostela R. Baltar Domínguez
1983 IV Granada I. Arcelus Imaz
1985 V Elche (Alicante) J. Medrano Heredia
1987 VI La Coruña M. de Juan Martín
1989 VII León F. Higuero Moreno
1991 VIII Barcelona J. A. Salvá Lacombe



Desde 1982 a 1990 ha dirigido Cirugía Española Enrique Moreno González que amplió considerablemente su Consejo Editorial y con quien la revista experimentó un cambio formal notable. La Asamblea celebrada en 1990 nombró director de la publicación a Alberto Gómez Alonso, que ha continuado las diligencias para conseguir mejorar la calidad de la revista. La edición de unas nuevas normas de publicación y el riguroso seguimiento de la Convención de Vancouver como criterio para la redacción de los artículos han buscado conseguir una mayor homologación internacional de los trabajos publicados. Paralelamente al crecimiento del número de socios la revista ha experimentado un aumento sostenido en su difusión, los 1.500 ejemplares que se imprimían en 1977 eran ya 2.000 en 1980 y ascienden a 2.500 en la actualidad (en julio de 1992).

Jorge Puig LacalleUna de las características de lo que se ha dado en llamar "la mentalidad quirúrgica" es la despreocupación por los aspectos más teóricos y doctrinales de la profesión. Tradicionalmente este desinter8s ha sido muy manifiesto en las publicaciones de cirugía y el órgano oficial de la Asociación no ha sido ajeno a este hábito. Cirugía, Ginecología y Urología primero y CIRUGÍA ESPAÑOLA después han dedicado una mínima atención a estos asuntos. Sólo a partir de 1982 se ha introducido de una manera sistemática la costumbre de que cada número se abra con un editorial casi siempre firmado. No ha sido fácil conseguir que los cirujanos ofrezcan una síntesis de los problemas diarios de su oficio y en las actas de las reuniones de la Junta Directiva se leen constantes solicitudes de los directores de la revista para el envío de artículos breves con destino a esta sección.

En 1975 uno de los miembros de la Asociación, el catedrático Sebastián García Díaz, distinguía las notas que en su opinión condicionaban el futuro de la cirugía. De las cuatro enumeradas sólo una, la aparición de una cirugía de reconstrucción dedicada a trasplantes y adaptación de prótesis, podía considerarse específicamente médica. Por el contrario, las tres restantes no eran otra cosa que la manifestación de las discrepancias entre el profesional y el medio donde ejercía su oficio: tensiones entre la cirugía general y las especialidades, un profesional anónimo y dependiente convertido en servidor comunitario y, finalmente, divergencia entre costes económicos y actividad sanitaria. Es conveniente contemplar en qué medida estas previsiones han encontrado cumplimiento en el principal vehículo de expresión de los cirujanos españoles.

La lectura tras 10 años de mantenimiento de estas páginas resulta, en consecuencia, muy útil para comprender cuáles han sido los problemas que más han inquietado a los autores, personas todas relevantes en su profesión. Se advierte así la existencia de un tema recurrente discutido en la Asociación desde su fundación: la validez y sentido de la cirugía general. Por tradición y convicción, la Asociación ha defendido siempre el carácter vertebrador de la cirugía general frente a los peligros de una especialización empobrecedora y mutilante pero se ha visto desbordada por la incesante aparición de nuevas especialidades que exigen un reconocimiento social y un estado sanitario propios. Tampoco han faltado las denuncias ante los ataques a lo que se podría denominar el territorio tradicional de actuación del cirujano general, un problema que está muy relacionado obviamente con el anterior y que crea tensiones constantes en el mundo asistencial.

José Luis Bali BreaLas reformas que en el ámbito de la sanidad se han producido en los últimos años han creado en algunos profesionales un malestar que se ha traslucido en varios "Editoriales". Se ha producido una crisis de identidad que ha colocado en segundo lugar a los temas más relacionados con la especialidad que algunos cirujanos siguen tratando con insistencia casi solitaria. De manera inevitable los "Editoriales" han comentado los cambios en el ejercicio cotidiano originados por las reformas sanitarias y que tan condicionados se han visto por la repercu-sión económica de la Seguridad Social. Simultáneamente, las ponencias oficiales de los últimos Congresos se han dedicado también a estos asuntos que la cirugía más tradicional hubiese considerado paramédicos. De esta forma se advierte un deslizamiento en la atención de esta importante sección de la revista hacia aspectos más gremiales. Pero éste parece hoy un tributo inevitable para una Asociación que con más de medio siglo a sus espaldas tiene entre sus fines "propugnar el avance científico y prestigio social de la profesión quirúrgica" (Art. 1, Estatutos, 1935) y "defender el prestigio y los legítimos intereses de los cirujanos españoles" (Art. l, Estatutos, 1986).

Para poder ofrecer los servicios de la web: www.aecirujanos.es y poder administrar la página,ASOCIACION ESPAÑOLA DE CIRUJANOS y, en su caso, otras empresas relacionadas con la prestación de los servicios contenidos en dicha web, guardaremos cierta información en su ordenador mediante el uso de las cookies. Si quiere saber qué son las cookies, cuáles utiliza esta página web y cómo eliminarlas, consulte la política de cookies de la web de ASOCIACION ESPAÑOLA DE CIRUJANOS. Política de cookies.

  Aceptar Política de cookies.